El pasaporte covid para interiores no acaba de convencer a hosteleros y clientes