El accidente en el que murieron Pere y su hijo en Francia fue intencionado