La incertidumbre ante otro posible confinamiento dispara las compras de bicis estáticas y cintas de correr