600.000 turistas, tirados durante sus vacaciones por la quiebra del touroperador Thomas Cook