Sus majestades los Reyes Magos de Oriente llegan a Madrid entre una multitud de niños ilusionados