El entorno de Rocío, la joven de 17 años asesinada en Estepa, reconoce que sabía los malos tratos que sufría