El asesino de la menor de Sevilla, Rocío Caíz, fue sospechoso porque compró una motosierra