Pensaban que se iba a suicidar pero la presunta parricida de Girona fue a la peluquería para un cambio de look radical