Los trabajadores ya denunciaron los riesgos de la zona del tren descarrilado