El sónar que busca pistas de Anna y Olivia rastrea el punto donde Tomás Gimeno pudo arrojar varios bultos