La paliza grupal a un joven en Amorebieta comenzó por el robo de un móvil: la víctima plantó cara a los ladrones