Los taxistas de Barcelona condenan la violencia y siguen con las protestas