Un fallo técnico deja a 200 pasajeros del tren que une Extremadura y Madrid tirados cinco horas en mitad de la noche