Hace un año que los abrazos volvieron a la residencias castigadas por la pandemia