Primeros abrazos en las residencias de Madrid tras tres meses de auténtico infierno y otros reencuentros familiares