El verano más atípico que se recuerda: último fin de semana de agosto con una vuelta marcada por la pandemia