Vilma, la joven de 32 años que conoció a su hija recién nacida por videollamada tras pasar 13 días intubada