El Mobile World Congress de Barcelona se tambalea por el coronavirus