La traductora de lenguaje de signos que roba todo el protagonismo a Eminem