El factor K, la variable que más importa a la hora de analizar la incidencia del coronavirus