Mahi y Rafa reciben la sorpresa que más esperaban: las emotivas llamadas y los tiernos mensajes de sus familiares