La noche más amarga de Tom y Sandra: pierden su condición de residentes y se desatan todos sus temores