Ricardo Arroyo nos explica la escena en la que doña Fina le metió mano… ¡de verdad!