Margaret Astor le corta el rollo a Amador con dos chatis