El injerto capilar de Antonio en una granja de pollos kurdos: Enrique no lo ve muy salubre