Amador, ante el altar