'Ojos de pollo', el hipnotizador de gallinas