El segundo libro de Maite la va a convertir en un referente de las letras españolas