El pasado del inspector Marcos Eguía, al descubierto