¡Cuánta emoción! Fernando se alegra tanto de que se gire Rosario que interrumpe su canción: “¡Ay, te como, te quiero mucho!”