La armonía y la fuerza de Pedro y Camino sobre el escenario hacen vibrar a los coaches