Mario y Alejandra, secuestrados por terroristas salafistas