El equipo del capitán Sánchez tiene luz verde para atacar