El 'Personal shopper', a clase