Víctor, en la habitación de Ainhoa