Una sorpresa nada agradable para Diego