Juan José Padilla, ante la cornada que casi le cuesta la vida: "Sentí que me quedaba sin fuerzas, sin oxígeno, que me iba, que me moría"