Así es el Aston Martin Vantage de 2018: una bestia digna de James Bond