El campeonato de Enduro más bestia del mundo: el Wess, una prueba sólo apta para los más valientes