El primer prototipo de airbag en los coches se patentó en 1952