Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Cristina Porta vive un desagradable episodio de madrugada: "Ha venido la policía a mi casa"

  • La policía se ha personado en el domicilio de la finalista de 'Secret Story' a las 5 de la mañana

  • Cristina Porta se ha visto envuelta en un robo con unos extranjeros que llamaban sin cesar a su telefonillo

  • La periodista de Lleida ha explicado en redes cómo se ha resuelto este entramado

Cristina Porta ha tenido una noche de lo más movidita. La periodista y finalista de 'Secret Story' ha narrado el surrealista episodio que le ha tocado vivir en plan madrugada. Unos extraños aporreaban el portal de su edificio y llamaban al timbre de su piso a los cuatro de la mañana. Ella, muy asustada, ha tenido que ver cómo la policía se ha presentado en su casa para explicarle el delicado entramado en el que se ha visto envuelta.

Tan solo dos horas de descanso ha tenido la catalana esta noche antes de vivir un extraño momento que le ha dejado con el corazón en un puño y "con taquicardia". Un episodio de lo más desagradable que la expareja de Luca Onestini ha narrado en sus redes sociales para desahogarse y tratar de olvidar así este trago que le ha dejado el resto de la noche en vela.

Según ha explicado la que catalana nacida en Lleida, le han despertado a las cuatro de la mañana llamando a su telefonillo. Un timbrazo al que le han seguido otros tantos al resto de vecinos. Ella lo podía escuchar todo desde su cama. "Han empezado a aporrear el portal y yo, con la suerte que tengo, pensaba que se me colaban en casa", ha explicado la joven.

Al ver que seguían llamando y que no le iban a dejar dormir, Cristina Porta ha descolgado el telefonillo para instar a los "borrachos" que se marcharan de allí y dejasen a la gente descansar. Sin embargo, la periodista se ha encontrado con un relato que le ha dejado completamente pasmada.

Según ha explicado, los extranjeros - que hablaban en inglés- le han contado que les habían robado el móvil. A pesar de este infortunio, Cristina Porta no entendía qué tenía que ver eso con ella ni con los otros vecinos a los que también se estaba despertado. Repitiéndoles una y otra vez que se fueran, Cristina Porta se ha encantado con la negativa de estos individuos.

Así pues, y viendo que el resto de vecinos actuaban de forma indiferente, la televisiva ha llamado a la policía. Ella, creyendo que esto achantaría a los allí presentes, se ha encontrado con una respuesta igual de inesperada: "Me han dado las gracias por llamar a la policía", ha contado incrédula la que fuera finalista de 'Secret Story: la casa de los secretos'.

Pero la cosa no iba a quedarse ahí, porque al llegar la policía se han seguido sucediendo los episodios "surrealistas". Si bien ella pensaba que el cuerpo policial echaría a los extraños de su edificio, Cristina Porta se ha visto obligada a atender en pijama a los policías, que han subido a su casa para explicarle lo que allí estaba sucediendo.

"Lo que me han dicho es que les habían robado el móvil y que la geolocalización les salía en este edificio. Ya eran casi las cinco de la mañana. He sido la única vecina que ha dado la cara. Eran tres policías, encima yo parecía la culpable, la principal sospechosa porque era la única despierta", ha relatado todavía sin poder creerse lo que le ha tocado vivir de plena madrugada.

"Estaba muy nerviosa", ha reconocido Cristina Porta, que ha visto cómo la policía se ha personado en su domicilio casi a las cinco de la mañana para explicarle el entramado en el que se ha visto envuelta con estos extranjeros que llamaban sin descanso a su telefonillo y que no le han dejado pegar ojo. Eso sí, ya de buena mañana, la finalista de 'Secret Story' ha acudido a su cita diaria con el gimnasio. "Mi clase de spinning no me la quita ni la policía", ha señalado en tono de humor.