Alejandra Rubio muestra cómo era hace dos años (y el debate está servido)