Jordi González, durante su viaje en Brasil: "Nadie me roba, nadie me secuestra"