Fran se pone a una y no puede contener los nervios: “Me cago en la p****”