Christian, a Dulce: “Eres tan bonita que acaricias el pulsador como si fuera un panettone”