Orestes y Jero firman un empate en un rosco sin errores