Orestes, al borde de las lágrimas, dedica el rosco a Jero: “Ojalá te lleves el premio que tanto te mereces”