Un etarra arrepentido, cara a cara, ante los desgarradores testimonios de los hijos de víctimas del terrorismo