Poty: “Nina era tan exigente que hasta dormía en la academia de OT”