Bertín Osborne, el rey de la ranchera